Femicidio de Sheila: el abandono del Estado

Lunes, 22 de Octubre de 2018

  • sheila-crimen-tios-estrangulacion-autopsia

Después de hablar en FM La UNI Marcela Miño(docente) recibió la orden por parte de diferentes autoridades del Ministerio de Educación bonaerense de no volver a referirse al tema en los medios para no entorpecer la investigación. Sugestivamente, la mujer nunca habló del hecho en sí.

Marcela Miño vive en Trujui y es docente de la escuela 18, donde estudiaba Sheila. Integra Juntas a la Izquierda, una de las organizaciones que viene acompañando a la familia desde la desaparición de la niña asesinada.
En FM La UNI, Miño expresó las dudas de toda la comunidad que no comprende cómo la policía rastrilló durante cuatro días el lugar donde finalmente encontraron el cuerpo y se preguntó “¿Qué tipo de trabajo hicieron en tantos días que Sheila, estando adentro (del predio), no la encontraron?”

“Lo de Sheila fue un femicidio, porque es una niña que fue abusada, golpeada y por el solo hecho de ser niña, fue asesinada”, explico la docente y agregó que “hay muchos chicos en situación de vulnerabilidad en la cual están la drogadicción, la prostitución, el abuso y las violaciones. Todos los días nos encontramos con eso y el Estado está ausente. Si el Estado hubiera estado presente no tendríamos que estar lamentando lo que estamos lamentando ni saliendo a la calle a pedir justicia”

Las escuelas son el único espacio de contención de esa niñez abandonada por el Estado. Miño relató que allí “los pibes van y reciben su plato de comida y son contenidos afectivamente. La escuela es la que trata de brindar educación y la que los viste” y relató cómo los docentes, a pesar de sus propias dificultades económicas son quienes terminan resolviendo esas situaciones.

“En los barrios no hay ni centros culturales, ni una sociedad de fomento que los contenga ¿Y dónde terminan? En la calle. Y la calle te lleva a la droga, al alcoholismo. En este concepto están criando toda una generación de pibes que van a las escuelas más pobres de los barrios” agregó Marcela.

La docente explicó que las escuelas tratan de acompañar pero “no estamos para eso, nosotros tenemos que enseñar contenidos, que los pibes puedan aprender a leer y escribir, que sean críticos y puedan formarse como persona.
Pero, señaló Miño, esto no es posible en este contexto. “Porque terminamos haciendo de la escuela un depósito de pibes pobres para que les demos de comer y los contengamos cuatro horas”

Marcela Miño reclamó que “esto no pase más y que los que se tienen que hacer responsables se hagan cargo e investiguen como tienen que investigar y no pase como una piba más de un barrio pobre que la encuentran muerta. No estaba muerta, la asesinaron”.