El gobierno mostró desidia, desinterés y displicencia ante la tragedia del Ara San Juan

Viernes, 19 de Julio de 2019

  • ara-sj

El Informe Final de la Comisión Bicameral que investigó el hundimiento del submarino ARA San Juan, señala que es "indudable la responsabilidad política del gobierno nacional, a través de su Ministerio de Defensa por esta tragedia que se cobró las vidas de 44 argentinos".

El dictamen fue firmado por los 12 integrantes de la comisión, los legisladores oficialistas lo hicieron en disidencia, luego de 16 meses de trabajo, 80 medidas probatorias, 55 reuniones entre sus integrantes y cerca de 50 declaraciones de testigos calificados.
En el caso del ministro de Defensa, Aguad, se puso énfasis en "la falta de las diligencias adecuadas" porque el submarino "se encontraba realizando, según el Poder Ejecutivo Nacional, el mayor ejercicio naval de los últimos 30 años". Y acentúa el informe que ante la magnitud de la actividad no se tuvo en cuenta que la nave tenía "más de 30 averías o fallas técnicas previas a la autorización de la misión encomendada". Aguad como autoridad de la cadena de mandos debió haber actuado para prevenir la tragedia, al igual que el presidente Mauricio Macri.
"El presidente de la Nación, como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, exhibió un bajo nivel de involucramiento con todo lo relacionado a la tragedia. Sostuvo en el cargo al Ministro luego de los hechos y de su cuestionable desempeño. Las escasas oportunidades en las que apareció vinculado con la temática lo hizo en forma superficial, sin ejercer nunca su mando ni comando sobre la fuerza y muchas veces demostrando falta de empatía con los familiares de los tripulantes", agrega el trabajo presentado ayer.
Los legisladores en el informe descartan cualquier "responsabilidad al Comandante o a algún otro tripulante, toda vez que no existe ninguna prueba en tal sentido, por lo que se trataría de un ejemplo de la falta de supervisión por parte de la conducción de la fuerza".
En el discurso introductorio a la presentación el senador Ojeda, presidente de la bicameral, le reprochó a Gabriela Michetti y Emilio Monzó no haber recibido nunca a los legisladores y destacó que Montenegro, su vice, había intervenido para facilitar los trámites con el Gobierno. Además, le reprochó a la jueza de Caleta Olivia, Marta Yañez haber retaceado información.
Y con respecto a los responsables políticos uno de los párrafos del informe de la Bicameral indica que "ante los indicios de la gravedad de los hechos, en lugar de agilizar sólo dilataron la contratación de la empresa que se dedicaría a la búsqueda de la nave" y las familias tuvieron que permanecer 55 días encadenados, hasta revertir esa situación. Por la actitud asumida, se puntualizó que el gobierno tuvo "la intención de atribuir culpas solo a la Armada Argentina, cuando es el propio Ministerio de Defensa, como autoridad de aplicación correspondiente quien debe velar en todo momento por la seguridad y es responsable de la verificación de toda la estructura bajo su mando". El cuestionamiento llega al punto de afirmar que de no haberse constituido la comisión legislativa "la continuidad de la búsqueda y localización, no hubiera ocurrido". La Bicameral aseguró que el Ejecutivo "intentó que la tragedia del ARA San Juan pasara rápidamente al olvido"
En el informe se señala como responsables directos al ex comandante de Adiestramiento y Alistamiento Luis Enrique López Mazzeo, que fue informado del incidente en las baterías "en forma inmediata" por el jefe de comando de submarinos, Claudio Villamide, pero "se limitó a dejar la emergencia en manos de este, no alertando de inmediato a su escalón superior de tan importante acontecimiento", que si bien quedó mal parado, fue una de sus principales fuentes de información: en una reunión secreta con los legisladores, aportó datos precisos sobre la localización de la nave mucho antes que fuera hallada por Ocean Infinity, que habría conseguido a partir de sus contactos en la armada de Estados Unidos.
Otro militar complicado es el capitán de fragata Hugo Miguel Correa, jefe de operaciones de submarino cuando la tripulación alertó del principio de incendio a la medianoche del 15 de noviembre y no se apresuró por informar a sus superiores. Según declaró en la comisión, le informaron que el fuego estaba controlado.
El Congreso tampoco libra de culpas al ex jefe de la Armada, el almirante Marcelo Srur, que recibió la información cuando ya era tarde y aún así no la transmitió a Aguad "en forma detallada y completa”