El equipo de Macri ya quiere pedir un "waiver"al FMI

Jueves, 23 de Agosto de 2018

  • dujovne-lagarde-fmi1

Según un artículo de Carlos Burgueño en ámbito.com, el gobierno de Macri estudia comenzar a negociar en septiembre la posibilidad de que el FMI acepte un "waiver", es decir una suerte de pedido de disculpas por no cumplir con una de las pautas estipuladas en el acuerdo firmado en julio, que es no superar el límite de inflación de 32%.

El paradójico argumento que eligiría el equipo que encabeza Nicolás Dujovne para convencer a los técnicos de Christine Lagarde es que hubo que violar el techo inflacionario exigido por el FMI por cumplir con otra orden del organismo.

La exigencia a cumplir que hizo que se deba incumplir el pacto referido a la inflación fue el desmantelamiento de manera rápida de la bomba de tiempo de las Lebac y la imposibilidad de financiar corridas bancarias con el dinero aportado.

 

Según las autoridades argentinas, la presión devaluatoria provocada por ambas medidas negociadas con el organismo que dirige Lagarde fue la principal causa del alza de los precios desde mayo de este año hacia delante; aun por encima de la presión de los aumentos de los combustibles y de las tarifas de los servicios públicos y el transporte.

En ese sentido, el periodista reveló que si bien tanto Dujovne como el presidente del Banco Central, Luis Caputo, confían en sostener el 32%; hombres cercanos al jefe de Gabinete, Marcos Peña, hablan de un 34 % de inflación

.

De hecho, la desconfianza de Peña y su sector dentro del oficialismo van en línea con la de la población. Según la Encuesta de Expectativas de Inflación (EI) que mes a mes realiza el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), en el mes de agosto la inflación esperada por la población para los próximos doce meses se elevó 3,1 puntos porcentuales respecto de la medición de julio de 2018 hasta el 35,3%.

Asimismo, dentro del pedido de perdón por no cumplir con la meta inflacionaria se incluiría un perdón por las variables de crecimiento. Los pronósticos determinaban un crecimiento del país del 1%, pero se espera una caída económica similar a la de los años 2014 y 2016.

Según el mismo portal, ni en Buenos Aires ni en Washington están orgullos de hablar de un waiver a menos de un año de iniciado el acuerdo de reinicio de las relaciones crediticias entre el FMI y el país. Sin embargo, peor sería decretar el fracaso de la ayuda y liberar a la Argentina a su suerte.