Alberto Fernandez Busca "Aliados en Diputados" para Diciembre

Miércoles, 6 de Noviembre de 2019

  • alberto01jpg501420591
  • alberto-arma-un-paquete

Alberto arma un paquete de leyes para diciembre, pero necesita aliados en Diputados, Intenta sancionar el presupuesto, planea una ley de hidrocarburos, el consejo económico y social el de seguridad. La dilatada negociación con Monzó.

Con los números de las primarias Alberto Fernández había preparado un diciembre intenso en el Congreso, con maratones de leyes aprobadas para los primeros meses de su gestión.

El inesperado repunte de Macri, que creció en en 23 de las 24 provincias, no le cambió sus planes pero se los complicó, porque mientras en el Senado tendría una mayoría automática, en Diputados ni siquiera tiene garantizado el quórum para abrir el recinto.

En los pasillos de la Cámara baja hubo cierta euforia o alivio cambiemista esta semana, con el escrutinio que los dejaría con 119 diputados, 10 más el Frente Todos, que aún aliado a partidos provinciales como los misioneros y santiagueños no alcanza los 129 del quórum. El techo es 123, según los cálculos más optimistas del jefe Agustín Rossi, y con la expectativa de robarse tres de los siete lavagnistas conducidos por Graciela Camaño, los monobloques de Neuquén y Río Negro para quedar al filo.

Tanta expectativa había entre radicales y macristas que sondearon a Camaño para retener a sus siete diputados, adosarles a los cordobeses de Juan Schiaretti y lo poco que ande suelto por el recinto y reeditar el "Grupo A", aquella mayoría opositora que controló Diputados durante el primer gobierno de Cristina Kirchner.

En diciembre, Alberto Fernández necesita que al menos el Congreso se reúna para sancionar el presupuesto 2020, enviado por Hernán Lacunza el 15 de septiembre y cajoneado en comisiones.

Alberto tendrá una mayoría cómoda en el Senado pero necesita aliados en Diputados. Monzó reuniría hasta diez votos, pidió la defensoría del pueblo, pero aún no se la gestionaron.  

Y sueña con tener listas varias leyes como la de hidrocarburos, que potencie las inversiones en Vaca Muerta; la creación del Consejo Económico y Social anunciado por José Ignacio De Mendiguren y el consejo nacional de seguridad prometido en la campaña. 

Pendiente está también la ley para reprogramar la deuda presentada por Lacunza con un guiño de los economistas de Alberto, según informó el ministro a los legisladores de Cambiemos. En el kirchnerismo desconocen esas charlas y aún esperan instrucciones.

Uno de los caminos de Fernández para dominar Diputados es dividir Juntos por el Cambio y crear un bloque de peronistas amarillos referenciados en Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, que podrían llegar a diez. El jueves tuvieron un primer gesto, cuando la dupla activó sus teléfonos para que sus diputados informen su desacuerdo con la elección de Cristian Ritondo como jefe de bloque.

Por primera vez, amenazaron con armar su propia bancada, pero quedarse en Juntos Por el Cambio, sirviéndole a la UCR la conducción del interbloque.

Un día antes, Monzó no había logrado activar la comisión de podría nombrarlo defensor del pueblo, una propuesta del peronismo federal de Diputados que no fue correspondida por sus colegas del Senado ni por los kirchneristas de ambas Cámaras.

El bonaerense esperaba una gestión más auspiciosa de Alberto y Sergio Massa, su reemplazo como presidente de Diputados, pero ninguno marcó los teléfonos de los jefes parlamentarios para garantizarle al menos un dictamen de comisión. 

Deberían acelerarse las gestiones para que alcance los dos tercios de los recintos necesarios para nombrar un defensor, cargo vacante hace una década por falta de acuerdos parlamentarios. Esta semana, Monzó y Massa pactaron una reunión para definir si alguna sociedad eventual es posible es posible. 

Sin aliados fijos que garanticen la sanción de leyes express, Massa ya se prepara para negociar con Juntos por el Cambio al menos e primer paquete de leyes y Alberto intenta ayudarlo con guiños permanentes a los radicales que estuvieron incómodos con Macri en los últimos años.

Además, algunas normas podrían beneficiar a las gestiones de gobernadores como Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy), como la reprogramación de deudas provinciales, que también pide a gritos el cordobés Juan Schiaretti. Sin número propio, al nuevo Gobierno no le quedará otra que escuchar esa y otras peticiones, antes de sancionar una ley.