Reverdito Intendente (por Alfredo Sayus)

Domingo, 10 de Junio de 2018

  • 2116569-1200x6301

Minutos después de la estrepitosa salida (casi por la ventana) del ex supersecretario Héctor Calvente del gabinete municipal, comenzaron las miradas de reojo del resto del equipo para ganar lugares en las preferencias joaquinistas a la hora de ser candidato a Intendente para el 2019.

Las miraditas continúan hasta el día de hoy y más se acerca la fecha de la campaña (que ya está en ciernes) se le van sumando algunas “zancadillas políticas” y la interna municipal por lograr el cetro ecuménico se caldea día a día.

Pablo y Jaime se sacan chispas, otros candidatos de segunda línea ya van preparando la cartelería para después negociar concejalías u otros cargos en secretarías y direcciones municipales. Pero los popes, Jaime y Pablo, por lo menos los dos hombres que más posibilidades tienen de ser los candidatos con la venia del próximo secretario de Estado nacional, Joaquín, son quienes no se están dando cuenta que la mira está girando hacia el HCD.

¡Reverdito Intendente! Ya se escucha en los pasillos del Concejo Deliberante. Se sabe que un grupo de “reverdistas” trabaja incansablemente y en las sombras para instalar al presidente del Deliberativo local en la interna PRO para ocupar el sillón de De Luca el año próximo.

Obviamente que, públicamente, Huguito lo niega porque “yo acompaño”, dice sabiamente, pero se sabe que está fogoneando a sus “reverdistas” para ser el hombre designado por el futuro funcionario nacional de quien, sin duda, se convirtió en el referente más fiel.

Jaime camina. Pablo cura (de curar, no de iglesia, aunque está bastante cercano a ésta. Bah, todos los funcionarios comunales lo están), y compiten en quién se ve más dispuesto hacia la gente para ganar los favores de los votantes. Todavía no se percataron que Reverdito trabaja y trabaja y que es muy probable que los desplace en la carrera por la Intendencia.

¿Qué vio Joaquín en Hugo para tenerlo como as en la manga para el 2019? Muy simple: Reverdito proviene del sector trabajador de los textiles (una de las patas fuertes del peronismo de otrora) y ante la caída en picada de Mauricio en las preferencias de la gente, Joaquín está intentando impulsar a un hombre que se acerque más al peronismo que a la “high society” que simbolizan Jaime y Pablo, aunque en sus caminatas parezcan populares.

Mientras Héctor llora escondido en su nuevo reducto platense, Jaime no sabe si seguir caminando o volverse al juzgado y Pablo duda si continuar gerenciando salud municipal o reabrir su consultorio, Hugo se calza nuevamente la pátina peronista que guardó para disfrazarse de Cambiemos y ya se ve como jefe comunal. ¡Reverdito Intendente! se va a escuchar dentro de poco por las calles de San Miguel.