Trabajadores Agroindustria: Despedidos y Reprimidos

Sábado, 1 de Septiembre de 2018

  • 5b8964e7096b11
  • 5b89672770fe91

Los trabajadores que estaban realizando una toma pacífica del edificio del Ministerio de Agroindustria ubicado en Paseo Colón al 900 fueron informados al mediodía que 565 compañeros de distintas dependencias perderían sus puestos, y por eso decidieron cortar esa avenida a pesar del fuerte operativo de la Policía Federal dispuesto por el Ministerio de Seguridad

Ayer a la mañana, Alejandro Caviglia, responsable del área de Recursos Humanos de la cartera que conduce Luis Miguel Etchevehere les confirmó que serán 560 los cesanteados, de los que más de 400 pertenecen a la Secretaría de Agricultura Familiar, que quedará virtualmente arrasada.

"Confirmaron no solo los despidos originales sino 560 despidos más. Ante esta nueva ofensiva decidimos continuar la medida de toma ocupación pacifica del organismo", relató una trabajadora y agregó: "Estamos firmes en seguir tomando el ministerio hasta que este conflicto no tenga una solución favorable para los trabajadores".

Ante la decisión de continuar con la toma pacífica la respuesta inmediata fue la movilización que decenas de efectivos de infantería de la Policía de la Ciudad que permanecían apostados en la zona desde el jueves, quienes avanzaron para reprimir a los manifestantes.

 

Pero la pronta llegada de dirigentes de diferentes ámbitos evitó que la represión creciera. Las negociaciones con los responsables del fuerte operativo arrojó un impasse a la espera de que los reciba el ministro, que por entonces, se encontraba en la residencia presidencial de Olivos.

El defensor del Pueblo de la CABA, Alejandro Amor, fue uno de los encargados de llevar a cabo las negociaciones junto con los delegados de los trabajadores del ministerio y de ATE. Apenas regresó, conversó con otros dirigentes presentes, como Roberto Baradel, Hugo Yasky, Edgardo Depetri, Andrés Larroque, Néstor Segovia y Claudio Dellecarbonara, entre varios otros. Y luego advirtió que “el ministro está en Olivos. Quedamos en una reunión”, que se haría en el transcurso de la tarde.

Aseguró también que “la Defensoría le garantiza la defensa de derechos y garantías. Lo importante es armar una mesa de diálogo y conversar. Saber qué sucede. Poner todo sobre la mesa. Se trata de personas. No se trata de ajustar gastos circunstanciales o de mantenimiento. Se trata de sueldos que mantienen familias. Bajaría los ánimos. No solamente en este ámbito. Venimos de asistir a una marcha de universidades de todo el país que fue un ejemplo”.

El diputado Andrés Larroque enfatizó que “el gobierno no reacciona sino mediante el ajuste y de la única manera que lo sostiene es mediante la represión. Acá lo demuestra y es la imagen de una Argentina triste. Es urgente que la oposición intervenga con unidad”.

Por su parte, Depetris, advirtió que los “600 despidos es el resultado directo del acuerdo que el gobierno hace con el FMI, que ya fracasó. Va a ser una constante en la política Argentina, no solamente en el ámbito de los trabajadores estatales sino también en el sector privado. Y ante ese ajuste del gobierno y de las empresas es necesaria la respuesta como la de ayer y la de hoy, de un pueblo movilizado, organizado y resistiendo. Van a ser derrotados masiva y contundentemente por el pueblo argentino. Esta pelea va a ser dura, dramática, vamos a dejar jirones de nuestra vida, va a costar mucho, pero no tengo dudas que venceremos, que vamos a torcer el rumbo de esta política”.

Este conflicto comenzó el jueves por la mañana, cuando el director de Control de Acceso comunicó al personal del sector que había 14 despidos en el área. Ante esta situación, los trabajadores se convocaron en el Ministerio, donde se hizo efectivo un fuerte operativo policial, que incluyó a la división antimotines y un colectivo instalado en la puerta del edificio, repleto de policías. Los efectivos comenzaron a golpear a los trabajadores y bloquearon el ingreso al edificio.

En ese marco, los representantes de ATE tuvieron una audiencia con el director general de Recursos Humanos, quien delegó la responsabilidad al ministro Etchevehere pero no dio ninguna respuesta. “Estas 48 horas son centrales no solo para Agroindustria, sino para todo el país. Si no nos dan respuestas, nos vamos a quedar en el Ministerio. ¡No vamos a volver a casa sin trabajo!”.

Por su parte, el delegado Ignacio Cámpora aseguró: “Vamos a esperar. No nos movemos de acá hasta que nos den una respuesta. Estamos adentro del organismo, a la espera de la respuesta del Ministro y porque pensamos también que si salimos, no vamos a poder entrar. Desde hace una semana, sabemos que los 600 telegramas están listos para salir. Esta es una medida preventiva, ante la masacre que se viene”.