Operativo Enseñar: ”para desprestigiar a la docencia"

Lunes, 7 de Enero de 2019

  • ctera-1024x6801

El Operativo Enseñar puesto en ejecución en octubre del año pasado fue presentado por el Gobierno como una evaluación diagnóstica destinada a estudiantes del último año de institutos de formación docente que estén realizando su residencia en los profesorados de Educación Primaria y de profesorados de materias del ciclo básico de Educación Secundaria (Matemática, Lengua/ Lengua y Literatura, Historia, Geografía, Biología, Física, Química a Inglés).

El Operativo Enseñar, con el que el Gobierno midió la preparación de los futuros docentes, no puede considerarse representativo ni confiable denunció la Ctera. El instrumento fue presentado como una evaluación de calidad educativa nacional.
El informe de la Ctera, realizado por Liliana Pascual, Luz Albergucci y Miguel Duhalde, se pregunta sobre “la validez y confiabilidad de estos datos que son presentados de manera sesgada y que están atados a la conformación de un universo no representativo”. Para los autores no hubo intención de saber, sino una “clara voluntad de desprestigiar a la docencia, establecer rankings de escuelas e institutos y así justificar el ajuste y la mercantilización de la educación pública”.
De 1344 institutos que brindan formación docente en todo el país sólo participaron 464 Institutos, es decir el 35 por ciento. Hubo provincias que hicieron censos, otras que en cambio hicieron muestras y en varios distritos gobernados por Cambiemos las autoridades eligieron unilateralmente qué lugares evaluar.
El Ministerio de educación ocultó que hicieron la evaluación 11.941 estudiantes del último año, apenas el 24 por ciento de los estudiantes que egresan. Esta baja participación dio cuenta de la escasa legitimidad que tuvo el Operativo como herramienta de evaluación diagnóstica.
El informe de Ctera cuestiona que se utiliza el esquema que considera el rendimiento de los alumnos en comparación con sus pares o con una escala, abandonando “la evaluación criterial que la reemplazó a partir de 2005, que observaba el avance del alumno hacia el objetivo propuesto y el diagnóstico de las dificultades, conceptos que remiten en mayor medida a los fundamentos de la evaluación educativa”.