Masiva movilización contra el ajuste y el FMI

Martes, 25 de Septiembre de 2018

  • arton581351

Una plaza colmada para reclamar un plan de lucha contra el FMI y para impedir la aprobación del Presupuesto. Pablo Micheli (CTA) sostuvo que "con un paro no alcanza" y que el movimiento obrero deberá "hacer mil paros y marchas" con el objetivo de que "se caiga este modelo económico o que estos tipos dejen el Gobierno".

Medio millón de personas movilizadas fue la cantidad que, desde el palco y con cierto optimismo, estimaron los organizadores. Lo cierto es que la Plaza de Mayo estuvo repleta por las columnas que, desde el mediodía, comenzaron a ingresar por la Avenida de Mayo y las dos diagonales.

El dirigente sindical dijo además que "no es cierto que la única alternativa que tenemos como pueblo es aceptar esta vergüenza y deshonra que tenemos como Gobierno y a FMI" y sostuvo que "hay que convencer a nuestro pueblo de que hay otro camino".

"Hay que abrir las paritarias, lograr un aumento de emergencia para trabajadores, recuperar la industria nacional y parar los despidos... Nuestro futuro no está en la especulación y en la timba: ése es el futuro de los vagos que nos gobiernan", apuntó.

Por su parte, el líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, resaltó esta tarde que "el pueblo va a seguir saliendo a la calle" para "volver al Gobierno".

"Como lo hicimos después del golpe del 55, como lo volvimos a hacer después de la dictadura genocida o después del neoliberalismo de los ´90, siempre el pueblo ha vuelto para construir la esperanza y para que nuestros hijos empiecen a ver que pueden cambiar para bien", sostuvo el dirigente gremial.

Yasky, uno de los principales oradores de la jornada, cuestionó además el viaje oficial del presidente Mauricio Macri a Estados Unidos al señalar que el mandatario nacional "debe tener las rodillas entumecidas" por estar "mucho tiempo de rodillas" ante quienes "ven a la Argentina, a Brasil y a la región como el patio trasero" del mundo.

Además, el sindicalista destacó la coordinación de las medidas de fuerza con la CGT y adelantó que "no va a ser la última vez" que ocurra esto, ya que -remarcó- "hay que construir un plan de lucha para la emergencia social, educativa y laboral".

Unos 50 dirigentes sindicales y de movimientos sociales dieron el marco al acto para mostrar la “unidad de los trabajadores”. Debajo del escenario se montó un palco reservado para organizaciones de derechos humanos y dirigentes políticos. Más de diez intendentes del conurbano bonaerense formaron parte de la comitiva VIP que allí se ubicó. El único dirigente eminentemente político que se hizo notar arriba del escenario fue el diputado nacional Agustín “Chivo” Rossi.

Diez oradores de distintas organizaciones se dirigieron a los manifestantes que, una y otra vez, coreaban el clásico cántico que hace ya más de un año se extiende en estadios de fútbol y recitales y cuyas siglas quedaron inmortalizadas: MMLPQTP.

El dirigente de la Bancaria, Sergio Palazzo, consideró que el pueblo está dando “la batalla final contra el ajuste” y que “hasta aquí llegó la derecha”. El orador del Frente Sindical fue el primero que puso la mira en los diputados opositores del PJ y el FR que manifestaron votar en forma favorable el Presupuesto o dejarlo pasar a través de la abstención: “la oposición es mayoría. Tienen que ser valientes y rechazarlo. Si no serán funcionales al gobierno que dicen combatir”.

Palazzo se posicionó por hacer “uno y mil paros e intensificar el plan de lucha”. Con todo, se atajó: “No queremos un golpe de estado, queremos que cambien su política.”. Caso contrario, explicitó parafraseando al oficialismo, “sí se puede cambiar a Cambiemos en el 2019”. Luego recordó la convocatoria del espacio que encabeza a movilizarse a Luján el próximo 20 de octubre aunque omitió la convocatoria a marchar al Congreso el día que se trate el Presupuesto.

En el escenario también hicieron uso de la palabra el dirigente de ATE CABA Daniel Catalano que leyó una carta de Milagro Sala, el dirigente de la Tupac Amaru “Coco” Garfagnini y los dirigentes del triunvirato de movimientos sociales: el “Gringo” Castro (CTEP), Daniel Menéndez (Barrios de Pie) y Juan Carlos Alderete (CCC) que adelantó la participación de su organización en los bloqueos a todas las rutas del país en el paro del martes.

Menéndez, por su parte, señaló que “el gobierno está en un desfiladero muy estrecho y tiene que garantizar la paz social” aunque, se consoló, “queda nada para que se vayan con el voto popular”. Además hicieron uso de la palabra Lola Berthet del Sindicato Argentino de Actores y Sonia Alesso dirigente nacional de CTERA que cerró el acto antes del himno nacional.

El martes, por segunda vez en lo que va del año, el país quedará inmovilizado por el paro convocado por la conducción de la CGT y que incluirá a los sindicatos de transporte.

A la medida adherirán los más de 200 sindicatos confederados en la CGT, incluyendo los agrupados en el Movimiento de Acción Sindical Argentina que reúne a los trabajadores telefónicos, la Unión Ferroviaria y los peones de taxis, entre otros.