Macri echó a Sturzenegger

Jueves, 14 de Junio de 2018

  • 00283590411

Luis Caputo es el nuevo presidente del Banco Central.Desactivar el próximo vencimiento de las letras del Central será ahora el primer desafío que deberá enfrentar en su nuevo rol.

 Ante la escalada abrupta del dólar (hoy trepó a $28,44),mucho se habló en las últimas horas de los “fusibles del gobierno “ necesarios en toda gestión que viene como la actual en estrepitosa decadencia en lo que atañe a la economía . Entre esos fusibles el primero en calificar fue el presidente del Banco Central Federico Sturzenegger que finalmente acaba que renunciar.
La independencia del Central recientemente proclamada no hizo mas que acelerar su salida y lograr el cometido de quien viene llevando adelante a su propia gestión Luis Caputo,”el”amigo del presidente Macri.
Desactivar el próximo vencimiento de las letras del Central será ahora el primer desafío que deberá enfrentar en su nuevo rol.

Durante la tarde, mientras cerraban los mercados Macri y Dujovne mantuvieron un encuentro en la quinta de Olivos donde se presume analizaron el acuerdo con el FMI y la fuerte escalada del dólar que subió 11,3% en seis ruedas

Fuentes oficiales confirmaron el encuentro en una jornada muy complicada para los mercados, desconcertados por el manejo de la política cambiaria. Si bien no se confirmó el contenido de la reunión, se especuló con que Dujovne habría presentado a Macri detalles sobre la convulsionada jornada.

Ahora, la política económica se sostendrá en la dupla Dujovne-Caputo, con el respaldo de la plata fresca comprometida con el FMI por U$S 50.000 millones, pero continúan los interrogantes abiertos. Fuentes del mercado especularon con que no sólo el dólar decidió la suerte de Sturzenegger, sino también su decisión de apostar fuerte a la emisión de Lebac a altísimas tasas para contener el tipo de cambio.

Cuando el jefe del BCRA asumió, las Letras del Banco Central acumulaban un stock de 300.000 millones de pesos. En sus dos años y medio de gestión, las cuadruplicó, al alcanzar el 1,2 billón, lo cual se terminó convirtió en una bomba de tiempo financiera muy difícil de desarmar.

A tal punto que, en las últimas negociaciones con el FMI, los técnicos del organismo pidieron una estrategia clara para terminar con esos niveles de endeudamiento.

En medio de la confusión reinante, los mercados creyeron ver en la devaluación acelerada una estrategia para recomprar a gran velocidad esas Lebac en pesos, con dólares apreciados a niveles cercanos a los 30 pesos.