De Vido declaró por la tragedia de Once

Miércoles, 11 de Julio de 2018

  • 2229a51022196be1865de85641b4cdd5main1

De Vido declaró por videoconferencia desde la cárcel de Marcos Paz, donde se encuentra detenido, y deslindó responsabilidades en el descarrilamiento y choque del tren de la línea Sarmiento en la estación Once ocurrido el 22 de febrero de 2012.

“No puedo aceptar por un segundo tener responsabilidad sobre este dolor", declaró De Vido. El exministro comenzó su declaración expresando su solidaridad con las víctimas del accidente en el que murieron 52 personas y 789 sufrieron heridas. “Toda mi vida he trabajado para que episodios como estos no sucedan, aún cuando uno haga todo lo necesario nunca tendrá la certeza que un episodio como este no sucederá”, afirmó.

El juicio comenzó el 27 de septiembre de 2017, y tras el receso invernal los querellantes harán sus alegatos, y a principios de septiembre se conocerá la sentencia del proceso. El Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) es el encargado de llevar adelante esta segunda instacia del juicio, conocida como “Once dos”.

En el juicio anterior fueron condenados Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi (ex secretarios de Transporte) y Marcos Antonio Córdoba, el maquinista del tren, entre otros. De Vido se distanció de los dos primeros al afirmar que “como ministro no podía abocarme a las funciones de secretario de Transpote. No designé a los secretarios de Transporte porque esa era una incumbencia del Poder Ejecutivo”. Respecto del maquinista , dijo que “omitió apretar los frenos y sólo eso llevo a generar el accidente”.

La causa está caratulada como estrago doloso y administración fraudulenta. En relación con esta última acusación, De Vido negó haber tenido “relación directa con los concesionarios. No hay pruebas concretas y directas” con TBA, la empresa a cargo de Claudio Cirigliano, también preso.

Julio De Vido está preso luego de que la Cámara de Diputados le quitara los fueros el 25 de octubre de 2017. En la declaración de hoy adujo que se le atribuye responsabilidad “sólo por haber sido ministro”, y su rol era “eminentemente político”.