"Brasil entró en una ruta trágica"

Lunes, 19 de Noviembre de 2018

  • dilma-rousseff-11192018-4062131

La ex presidenta de Brasil Dilma Rousseff inauguró hoy el debate del Foro Mundial del Pensamiento Crítico que se desarrolla en Buenos Aires organizado por Clacso (Consejo latinoamericano de Ciencias Sociales) con 50 mil inscriptos de los que el 50% es argentino.

Entre muchos otros la escucharon el ex presidente de Colombia y de la Unasur, Ernesto Samper; y el referente de Podemos, el español Juan Carlos Monedero, Lita Boitano, de Familiares de Desaparecidos, y los titulares de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky; de Ctera, Sonia Alesso; y de Suteba, Roberto Baradel que participaron del encuentro inaugural.

Sobre el golpe que la destituyó, aseguró la dirigente del PT que “fue hecho para reencuadrar a Brasil en el neoliberalismo”, cuyo segundo paso fue el advenimiento de Jair Bolsonaro. “Un golpe siempre es un primer acto, pero el impeachmet fue el acto inaugural”.
La segunda fase del golpe “fueron las medidas tomadas” y la tercera, enumeró, el encarcelamiento ilegal del ex presidente José Inacio Lula Da Silva, quien “si hubiera participado del proceso electoral, habría ganado”. “Era inimaginable que la extrema derecha ganara unas elecciones. Pero el encarcelamiento de Lula hizo realidad esa posibilidad”, remarcó.
Y explicó que al igual que la vieja receta de la guerra fría de construir el anticomunismo ahora el objetivo fue ,a partir de las falsas noticias, “la reacción contra el Partido de los Trabajadores”. Y “destrozar al PT y a todas las conquistas del movimiento social en el país”, que fueron las impulsoras de políticas de “distribución de la riqueza” que posibilitaron que, al menos durante el gobierno de Lula, alrededor de 50 millones de personas dejaran de ser pobres.
“No es trivial ni banal que el juez que lo juzgó y condenó (…) sin pruebas, se convierta ahora en el ministro de Justicia” de Brasil. Otro de los riesgos que se corren es el impulso por parte de Bolsonaro de “una ley antiterrorismo que va a criminalizar a los movimientos sociales” y a todos los que colaboren con ellos”. La solución para salir de estos peligros, remarcó, “es tener un corazón aintineoliberal y antifascista”.
Rousseff además atribuyó el impeachment a “ que los sectores fascistas permanecieron latentes en la sociedad porque "no se juzgaron los crímenes del terrorismo de Estado" y además en Brasil hubo 300 años de esclavitud. "La derecha tiene a la violencia como el método central de control social", añadió.
"Las dictaduras cortaban directamente el árbol. Ahora lo van corroyendo desde adentro, con hongos y parásitos". El resultado es que termina en un descrédito sobre la política en general. "Brasil entró en una ruta trágica", alertó.
Ante un público que superó la capacidad de las instalaciones Dilma se congratuló del encuentro que se desarrolla en Buenos Aires en el Día de la Soberanía Nacional.
“Mientras los gobiernos progresistas miraban a América Latina como su territorio natural "para construir un mundo mejor", los nuevos mandatarios (hablaba del golpista Michel Temer y también del presidente electo Jair Bolsonaro) "le están dando la espalda".