Alumnos de la UNGS responden a la Gobernadora

Domingo, 10 de Junio de 2018

  • 6226432021

CARTA ABIERTA A LA GOBERNADORA VIDAL. ESTUDIANTES DE LA DIPLOMATURA (2018) DE GÉNEROS, POLÍTICAS Y PARTICIPACIÓN DE LA UNGS

Todxs lxs que estamos acá, en el aula 3027 de la UNGS, sabemos lo importante que son la cantidad de universidades abiertas e inclusivas. Todxs sabemos que la arbitrariedad del TODOS de la gobernadora Vidal en su conferencia en el Rotary, no es el TODES de la comunidad, el TODES de los pobres. Ella también silencia, por ejemplo, las escuelas de Tigre, los profesorados de arte, los profesorados que se quiere cerrar. Su TODOS recorta la sociedad. La corta, la achica y la tajea.

Nuestro TODES, en cambio, es un atravesamiento diverso que enriquece. Resulta válido escuchar las experiencias particulares, individuales, colectivas sobre lo que es "caer" en la escuela pública y como, desde allí, se ha alcanzado la educación superior.

¿Qué podemos esperar para las generaciones venideras si el nicho estatal esencial para el resguardo de los derechos para TODXS queda en desamparo?.

Distrito tras distrito, institución tras institución se conforman séquitos de estudiantes que anhelan no sólo el título sino más conocimiento, más saber para cuidarnos. Para resguardarnos de las políticas neoliberales duras, para reclamar, repudiar y resistir.

Resistencia que se hace entre todes o no se hace. Las políticas de ajuste, tan discusivas como prácticas, no logran interceptar nuestras creencias sobre la libertad. Enardecen, aún más, nuestra postura sobre los derechos adquiridos - con años y con sangre -.

Las universidades bonaerenses públicas y gratuitas han permitido el acceso, en diversos contextos, a distintas generaciones que son primera camada de universitarixs en sus familias. Con el esfuerzo que esto implica en la obtención del material bibliográfico, la movilidad y las diferentes estrategias para conciliar estudio, empleo y crianza. Hay evidencia empírica. El 26% del estudiantado de las universidades públicas viven en situación de pobreza. Pobreza que es producto de las políticas neoliberales que aplican. Pobreza de la que no se llega a fin de mes y, sin embargo, se continua con los estudios en la universidad.

Cuando alguien ingresa a la universidad pública altera un orden de cosas que quienes acompañan, no imaginaron. Abre horizontes, anhelos que toda la familia espera con orgullo. El ascenso social en nuestro país, en términos simbólicos - y también materiales- se da, también, a través del ingreso a la educación superior: "m'hijo el dotor" es parte de nuestra cultura. Trazó caminos que hoy persisten.

En las Universidades del Conurbano se construye conocimiento. Se construye conocimiento sustantivo, real y popular. En ese camino también se desarman otros conocimientos formales y normativos. La experiencia en la universidad pública aporta conocimiento académico y conciencia de clase.

En las universidades conurbanas se desarrollan pedagogías creativas acordes al contexto, planteando de ese modo otra ecuación entre enseñanza y aprendizaje. Podemos dar cuenta de la existencia de otro compromiso con lxs otrxs. Con ese otre que nos interpela por su demostración de compromiso, tenga -o no - recursos materiales suficientes para asumir la tarea educativa. Las universidades son diferentes porque diferentes son sus contextos.

La gobernadora habla distendidamente para una élite que no conoce de nuestras realidades, pero se cree con superioridad para enunciar quienes sí pueden estudiar y quienes no pueden hacerlo. Se siente habilitada para dirigenciar nuestras trayectorias educativas en el nivel superior.

Somos H.D.P, Gobernadora. Estudiantes y docentes, estudiantes que a su vez somos docentes, somos H.D.P: Hijas, Hijos e Hijes de Pobres, de los sin recursos, de los sin boleto, de los sin libros... Gobernadora estudiamos con muchas ganas, con un nivel amplio de transformación en nuestras vidas y en la de lxs profes que acompañan todo el proceso.

Ya se han escuchado discursos mediocres sobre el desprecio de lo público y el ensalzamiento de lo privado. Esto ha sido así por muchos años. La lucha es una herramienta poderosa para reivindicar nuestros derechos. De eso se trata, ni más ni menos.

La educación no es sólo una herramienta de transformación social, es una práctica transformadora. Tanto por el conocimiento adquirido como por la toma de decisiones en el plano tanto individual y grupal.

A 100 años de la reforma universitaria no se puede olvidar o dejar de lado las luchas que se han dado para la democratización y popularización de la universidad. Las prácticas transformadoras hacen de la educación una instancia necesaria para visibilizar los conflictos y para conocer. Los discursos neoliberales coartan y atacan acciones transformadoras y de toma de conciencia. Estos productores de discursos neoliberales dividen a la sociedad en la débil línea de lo privado y lo público. Se equivoca la gobernadora con su discurso sonoro sobre una mirada en los supuestos del pobre con su futuro autocumplido.

La democratización de la educación ha permitido el acceso de muchas personas al nivel educativo superior: NOSOTRES, H.D.P, SOMOS PARTE. Se equivoca con nosotres. Su traje del pobre como destino autocumplido no nos encaja. Le decimos que lo suyo es hipócrita y mediocre. Desde este lugar, desde este espacio de la Diplomatura, el repudio se generaliza por el estigma que quiere establecer con sus palabras, con esas palabras que no nos identifican.

Las universidades públicas reasignan lugares y resignifican las capacidades de todes para elevar su voz y decir ACÁ ESTAMOS. No nos hacemos cargo de lo que Ud. Sra. Gobernadora considera como "el desecho de la sociedad" es usted, y su gobierno nacional, la que no quiere destinar los recursos necesarios para la educación. Y no nos haremos cargo porque la evidencia empírica habla por sí sola. Reconocemos que trabaja mucho para invisibilizarnos. Pero no puede, entonces nos niega. Es y será imposible desaparecer la diversidad que somos. Hoy somos mujeres, negras, personas con y sin discapacidad, travestis, pobres, trabajdorxs, varones en revisión de sus masculinidades, feministas y no tanto. Universo éste que nos aloja y del que somos parte.

Porque su discurso nos niega como sujetos deseantes. Como otres deseantes que accedemos a muchos espacios abiertos. En este caso el espacio educativo. Pero ud, con su discurso y con sus políticas pretende negarnos de casi todo, de todo aquello en lo que se fundan nuestros derechos.

Ya lo dijimos, pero por si se le olvida le repetimos: Sus políticas de ajuste, tan discursivas como prácticas, no logran interceptar nuestras creencias sobre la libertad. Enardecen, aún más, nuestra postura sobre los derechos adquiridos.