73 muertos tras explosión de un ducto de combustible en México

Domingo, 20 de Enero de 2019

  • 5c432b16814db1
  • 5c42aa100229c1

"Al corte de hoy sábado 19 de enero a las 17.00 horas (23.00 GMT). El conteo es ya de 73 personas fallecidas", informó en rueda de prensa ayer el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, desde Palacio Nacional.

74 personas murieron y otras 75 resultaron heridas en el estado de Hidalgo, México, luego de que estallara un ducto de combustible de la empresa estatal de Petróleos Mexicanos (Pemex), que estaba tomado ilegalmente. El incidente ocurrió la madrugada del sábado en el municipio de Tlahuelilpan mientras decenas de personas cargaban bidones de combustible del ducto perforado. Entre los lesionados hay varios menores de edad que habían asistido al lugar con sus familias.

Imágenes captadas justo después del estallido muestran a numerosas personas gritando y corriendo mientras ardían en llamas, otros caminaban sobre la carretera con amplias del zonas del cuerpo severamente afectadas por el fuego.

El gobernador explicó que hay 74 heridos, distribuidos en hospitales de Hidalgo, Ciudad de México, Estado de México, Querétaro y Guanajuato.

De los hospitalizados, siete son menores de 18 años; 30 personas de entre 18 a 29 años; 36 de entre 30 y 54 años, y una de 63 años.

Entre los heridos hay ocho menores de edad, uno de ellos de 12 años, añadió Fayad.

 

El ducto, dijo Octavio Romero, director de la estatal Petróles Mexicanos (Pemex), estaba en proceso de ser llenado, luego de que el 23 de diciembre pasado se suspendió su operación por órdenes del presidente López Obrador para combatir el llamado "huachicoleo", como se conoce el robo y tráfico de combustible. Este delito deja pérdidas por unos 3.000 millones de dólares anuales.

El fiscal general en funciones, Alejandro Gertz, describió el percance como "intencional" porque "alguien hizo esa perforación y el incendió fue consecuencia del delito".

Reconoció que enfrentan "limitaciones" en la investigación toda vez que "las personas mas cercanas a la explosión fallecieron".

El presidente dijo que seguirá con su estrategia de combatir el robo de combustibles, un delito que ha repuntado en los últimos años en México de la mano del narcotráfico y que es parte de la diversificación de sus actividades delictivas. Atribuyó el hecho de que sean familias enteras las involucradas en "huachicoleo" a que "se les abandonó por completo, no han tenido posibilidad de satisfacer sus necesidades básicas".

"Tenemos la convicción de que el pueblo es bueno, es honesto", dijo López Obrador al anunciar que la próxima semana recorrerá las zonas donde se ha generalizado este delito para "convencer" a los pobladores.

Hay que "portarnos bien, que nadie se vea en la necesidad de cometer ilícitos", dijo, al señalar que les ofrecerá ayudas económicas.

La de Tlahuelilpan fue la mayor tragedia derivada del robo de combustible. Si bien se han registrado varios incendios en ductos perforados, la mayoría no habían dejado víctimas. En los últimos años este delito se popularizó de la mano del crecimiento del narcotráfico. La misma madrugada del viernes Obrador fue a la comunidad, ofreció sus condolencias a las familias y anunció que mantendría la lucha contra el robo de combustible algo que volvió a reforzar en su conferencia ayer.